Image default

Tres cosas que vimos en la película Don’t Look Up y que parecen muy reales

La película de Netflix “Don’t Look Up” (No miren arriba), fue uno de los contenidos más comentados en redes sociales, a finales del 2021.

La cinta trata sobre Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), una estudiante de astronomía, y su profesor Randall Mindy (Leonardo DiCaprio), quienes descubren un asteroide que órbita dentro del sistema solar.

Sin embargo, al hacer los cálculos encuentran que el asteroide se estrellará contra la Tierra de los próximos seis meses. Además, no es cualquier asteroide, es una roca que tiene un tamaño de 10 kilómetros, el cual, es conocido como un “asesino de planetas” y que provocará la extinción de la humanidad.

Tan pronto como tienen esta información, avisan a la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, por sus siglas en inglés), quienes a su vez, se apresuran a exponer el caso a la presidenta Orlean (Meryl Streep) de Estados Unidos.

Sin embargo, se llevan la sorpresa que la presidenta no se lo toma en serio, y decide esperar antes de hacer algo.

Adam McKay, es el director y guionista de esta comedia, que si bien, trata un tema del que Hollywood ha hecho varias películas, en este caso le da un giro menos serio y en el que realiza una crítica a la sociedad actual, en todos los sentidos.

La situación que plantea la película, no se encuentra muy alejada de la realidad, al contrario, se parece mucho a varias cosas que vivimos actualmente.

  1. ¿La presidenta Orlean es Trump?

Este es el guiño más directo que hay, pues la presidenta Orlean tiene un gran parecido al estilo de Donald Trump. En algún momento, la Orlean llega a decir que el asteroide no existe y que es un invento para dañar a su gobierno. Esto es muy parecido a lo que Trump dice sobre negar que ocurre el calentamiento global o con la misma pandemia que inició en 2020.

Adicional a esto, pese al peligro que representa el asteroide, la presidenta Orlean decide esperar para hacer algo para desviarlo de su trayectoria, porque su gobierno no pasa por un buen momento y teme que la culpen por le asteroide. Además, está su reelección en juego.

2. La era de la tecnología, es la era de las distracciones

Si algo destaca la película, es que la noticia de que el mundo podría acabar, tiene que luchar por destacar entre noticias del mundo del espectáculo. En este caso, la pelea romántica de una pareja de raperos en uno de los noticiarios más vistos de Estados Unidos.

Lo cierto es que la cinta destaca este aspecto, que actualmente hay una gran cantidad de distracciones, sobre todo, en redes sociales, que nos evitan poner atención a los temas que realmente importan. La película muestra que nuestra atención está fragmentada y es poco lo que podemos mirar con detenimiento, porque, de inmediato, hay otra cosa que quiere nuestra atención.

3. Empresarios que son falsos gurús

Ante la inminente llegada del asteroide, el gobierno decide hacer a un lado su plan anticipado de desviarlo, pues un destacado empresario estadounidense, propone fragmentarlo y hacer que los pedazos de asteroide se estrellen en la Tierra, para explotar los minerales que trae y así crear empleos.

En este caso, el empresario Peter Isherwell, es una especie de fusión de Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Elon Musk y hasta Tim Cook. Isherwell es propietario de una marca de smartphones, y también, está en la carrera espacial. En la película, su empresa desarrolla tecnología, a base de drones, que son los que llegarán al asteroide, le implantarán dinamita y lo fragmentarán.

El plan, es que estos fragmentos caigan a la Tierra, y así se puedan aprovechar los minerales que tienen, porque escasean y así se puedan utilizar en tecnología como smartphones.

Además, suavizan la idea de que caigan fragmentos de asteroide, al decir que esta minería creará empleos y que serán para el beneficio de todos.

El director y guionista Adam McKay, ha tenido exitos como «La Gran Apuesta» y «El Vicepresidente». Tiene el tono de comedia que ya se conoce. En el caso de «No miren arriba», es una comedia en la que los personajes de Kate Dibiasky y Randall Mindy, son los únicos cuerdos en una realidad de locos que nada se toman en serio.

 

+Noticias

Ozzy y Sharon Osbourne tendrán una biopic basada en su relación

SISTEMA DE NOTICIAS +R

Un estudio alerta sobre celulares que emiten una gran cantidad de radiación: estos son los modelos

Radio Hit Online

¿Qué pasó? El inesperado ataque de furia de Ricardo Montaner

Radio Hit Online