Image default

Tucumán: penas de seis a doce años de prisión para los responsables del secuestro extorsivo de un niño

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán condenó hoy a penas que van de los seis a los doce años de prisión para tres personas por el secuestro extorsivo de un niño de cuatro años. En sintonía con lo alegado por el MPF, Sonia Natalia Sileo, Roque Soria Galván y Amado Ismael Ale fueron hallados culpables de haber sustraído al nene el 9 de marzo de 2020 con la finalidad de cobrar un rescate por dos millones de pesos. En el juicio, intervinieron el fiscal general subrogante Pablo Camuña y la auxiliar fiscal Valentina García Salemi.

Los tres acusados fueron considerados responsables del delito de «secuestro extorsivo agravado por haber sido cometido con la intervención de tres o más personas y por haber sido la víctima menor de 18 años». A Soria Galván le fijaron una pena de doce años de prisión mientras que para Sileo, la condena fue de diez años. En el caso de Amado Ale, la pena fue de seis años de prisión con el atenuante contemplado en el artículo 170 del Código Penal por haber logrado que la víctima recuperase la libertad sin que mediase el pago del rescate. Además, el tribunal hizo lugar a la petición conjunta del Ministerio Público Fiscal y la Defensoría de Menores para que se ofrezcan medidas de protección asistenciales, psicológicas y/o psiquiátricas al niño víctima y su familia.

El 9 de marzo de 2020 por la noche, el niño fue sacado de su domicilio sin conocimiento de sus familiares. En ese momento, estaban en el hogar la madre de la víctima junto a Sileo, a quien conocía desde hacía muchos años y con quien tenía un vínculo de amistad. De acuerdo a los testimonios recibidos en el juicio, la madre comenzó a sentirse mareada y perdida, momento en el que, para la fiscalía, Sileo aprovechó esa situación para entregar el niño a Soria Galván.

Galván llevó a la víctima a su propio domicilio, donde fue recibido y retenido por Amado Ale. Mientras el nene era mantenido secuestrado, sus captores llamaron por teléfono a sus padres exigiendo un rescate de dos millones de pesos. En una de las comunicaciones, el padre del niño manifestó no tener ese dinero, por lo que el extorsionador le dijo que su cuñado había cobrado una indemnización, por lo que debía pedirle ese monto a él.

Al momento en que se produjo la intervención de la policía de la provincia de Tucumán,  todos los adultos fueron llevados a la comisaría. Allí, tanto Soria Galván como Sileo comenzaron a cometer errores y a actuar de manera que despertó sospechas en el personal policial, particularmente ante la negativa de ambos de entregar sus teléfonos celulares, que finalmente fueron hallados escondidos dentro de la camioneta de Sileo, estacionada en la puerta de la dependencia policial.

Cuando la investigación ya estaba encarrilada hacia ambos acusados, y pese a no haberse efectuado el pago del rescate, el niño fue abandonado en la vía pública por Ale durante la madrugada siguiente al día del secuestro, y fue encontrado por vecinos de la zona caminando solo por la calle con una espada de juguete en la mano, igual a otra hallada en el domicilio de Galván. Un vecino reconoció al niño y llamó para avisar al teléfono habilitado para recibir denuncias sobre el caso.

Las divisiones de roles

Para los representantes del Ministerio Público Fiscal, Soria Galván fue el encargado de organizar el secuestro extorsivo y otorgar a los demás sus roles específicos. Así, fue él quien sustrajo al niño de su casa y lo entregó a Ale para que lo retuviera y ocultara mientras él realizaba las llamadas extorsivas. En esa cadena de responsabilidades, Sileo fue acusada de asegurar el secuestro al generar el estado tóxico en la madre del niño, montar una escena en la casa, entregar el pequeño a Soria Galván y asegurarse de que el hecho no trascendiera, distrayendo la atención y evitando en un primer momento que se hicieran llamadas a la policía. También requirió insistentemente al tío de la víctima que entregara el dinero del rescate. Por último, Amado Ale fue dispuesto por Soria para retener al niño, hasta que no pudo comunicarse con él porque éste había descartado su teléfono y estaba en poder de la policía.

Para Camuña y García Salemi, la decisión de Ale de abandonar al niño en la vía pública en plena noche para evitar ser responsabilizado provocó en la víctima ataques de angustia, dificultades de desarrollo, llantos repentinos y un temor constante a ser abandonado. Sin embargo, esta misma acción fue considerada como atenuante de la pena para Ale, ya que produjo el efecto principal de la libertad de la persona secuestrada, previsto en el artículo 170 último párrafo del Código Penal.

En su alegato, el MPF los había considerado coautores penalmente responsables de secuestro extorsivo agravado por ser la víctima menor de 18 años y por pluralidad de autores, con un pedido de trece años de prisión para Soria Galván, diez años de prisión para Sileo y seis años y seis meses para Ale. /Fiscales.gob

+Noticias

La película de HBO que te hará cuestionar tus códigos morales

Radio Hit Online

Recrearon el Juego del Calamar en una fiesta de Halloween y murieron 8 personas

Radio Hit Online

Chano Charpentier, internado nuevamente

Radio Hit Online