La impactante dieta que reduce en un 23% las probabilidades de muerte, según Harvard

0
48

Un estudio pionero revela que este tipo de alimentación puede reducir significativamente el riesgo de mortalidad. Conocé los detalles.

En un estudio innovador realizado por la Universidad de Harvard, se descubrió una dieta que podría cambiar radicalmente el panorama de la salud y así conseguir una mayor duración de la vida. A lo largo de un seguimiento meticuloso de 25 años a 25,000 mujeres estadounidenses, los investigadores observaron un fenómeno sorprendente: aquellas que seguían la dieta mediterránea experimentaban una reducción del 23% en el riesgo de mortalidad por todas las causas.

La dieta mediterránea se basa en un enfoque equilibrado y saludable hacia la alimentación, inspirado en los patrones dietéticos de las regiones mediterráneas. Se distingue por su énfasis en el consumo de alimentos ricos en nutrientes y beneficiosos para la salud. Este hallazgo no solo es significativo por su impacto en la salud pública, sino que también marca un hito histórico en el campo de la nutrición y la epidemiología.

Qué es la dieta mediterránea

Los pilares de esta dieta incluyen una abundancia de alimentos de origen vegetal, como frutos secos, semillas, frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Además, el uso generoso de aceite de oliva extra virgen como principal fuente de grasa es una característica fundamental. La dieta mediterránea también aboga por la moderación en el consumo de aves, pescados, lácteos, huevos y alcohol, y recomienda limitar la ingesta de carnes rojas, alimentos procesados y dulces.

Es importante destacar que esta dieta no solo se trata de lo que se come, sino también de un estil o de vida saludable que incluye ejercicio regular y una vida social activa. Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea, según Harvard

Los beneficios de la dieta mediterránea son ampliamente reconocidos y respaldados por una sólida evidencia científica. Esta dieta demostró reducir significativamente el riesgo de una variedad de enfermedades crónicas, lo que contribuye a una mayor longevidad y una mejor calidad de vida. Entre los beneficios específicos se encuentran la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, así como varios tipos de cáncer, como el cáncer de mama y el cáncer colorrectal.

Además, se observó una menor incidencia de enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y el Alzheimer, en aquellos que siguen esta dieta. La dieta mediterránea también puede ser efectiva en la prevención y el manejo de condiciones metabólicas como la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico. Además, se ha asociado con una reducción del riesgo de trastornos inflamatorios como la artritis reumatoide y el hígado graso no alcohólico.

Por lo que adoptar la dieta mediterránea no solo puede prolongar la vida, sino también mejorar la salud en general al reducir el riesgo de enfermedades crónicas y promover el bienestar físico y mental./Ámbito

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí