Cahill, entrenador de Sinner: “Aspiramos a ser tan buenos como Carlos y ojalá algún día mejores que él”

0
32
El tenista italiano Jannik Sinner junto a su equipo (REUTERS/Issei Kato)
El tenista italiano Jannik Sinner junto a su equipo (REUTERS/Issei Kato) (ISSEI KATO/)

Jannik Sinner ya ha hecho historia. Remontó un partido al más estilo de Rafa Nadal, en la misma pista y ante el mismo rival, solo con dos años de diferencia, y se convirtió en el primer italiano en conseguir un Grand Slam. El Open de Australia ya es un sueño hecho realidad para el joven de 22 años, que, sin duda, manda un aviso de lo que está por venir este 2024.

Fruto de estos logros (en apenas unos meses ha conseguido un Masters 1.000, la Copa Davis y un major) es el equipo que poco a poco Sinner ha ido forjando. Pupilo de Simone Vagnozzi y Darren Cahill, Sinner agradeció el esfuerzo de todos al término del partido. “Estoy feliz por teneros apoyándome y entendiéndome, gracias a todos”, se dirigió a la grada.

Los coaches tienen gran mérito del tenista que se está construyendo y que el domingo dejó bastante claro que ya es un presente, siendo consciente de los grandes rivales que tiene por delante. Después de la celebración en pista, ambos coaches acudieron a rueda de prensa en la que analizaron la victoria y advirtieron su objetivo más inmediato. “Carlos ha sido pionero para muchos jugadores jóvenes y estamos agradecidos por eso. Es un placer verlo jugar. Aspiramos a ser tan buenos como él y ojalá algún día seamos mejores que él, pero en este momento estamos persiguiendo a Carlos y seguiremos haciéndolo”, aseguró Cahill.

Te puede interesar: Sinner, tras ser campeón del Open de Australia: “Gracias a mis padres que siempre me dejaron elegir qué quería ser”

La increíble remontada que protagonizó el italiano frente al ruso y número tres del circuito, Vagnozzi la califica como “realmente importante”: “En este torneo nunca tuvo un partido tan largo ni una situación difícil como la de hoy. Este encuentro le puede dar mucha confianza e inspíralo también para la próxima vez, porque cuando remontas una vez a cero sabes que eres capaz de hacerlo”.

Por su parte, Cahill le da “mucho crédito” al ruso, “no solo por la forma en que jugó, sino también por luchar mentalmente hasta el último punto”. “Es un gran jugador y un gran competidor. Aprendemos cada vez que entramos a la pista jugando contra Daniil porque creo que su coeficiente intelectual de tenis es tan bueno como el de cualquiera. Es un ajedrecista, encuentra diferentes formas de derribar a sus oponentes y ahí es donde tenemos que seguir resolviendo problemas cuando jugamos contra él”, se sinceró.

¿Puede ser Jannik una de las superestrellas reclamada por el tenis?

Cahill lo tiene claro: “Eso creo”. “En este momento el tenis tiene algunas superestrellas. Creo que Carlos es muy similar a Jannik por el gran nivel de emoción que aportan al juego, como por sus personalidades y simpatía. Ambos son increíblemente parecidos fuera de la pista, se gustan y tienen una rivalidad amistosa. Lo han prendido cuando juegan entre ellos, no creo que ninguno de sus partidos haya sido aburrido. Tenemos muy buenas personalidades ahora y es importante que sigan ganando”, reflexiona sobre la gran remesa de tenistas jóvenes que auguran un buen futuro.

“Nuestro trabajo ahora es simplemente asegurarnos de mantenerlo animado porque es el comienzo del año, es un año largo y es importante disfrutar el momento, pero cuando volvamos a la pista intentaremos mantenerlo con esa buena mentalidad y seguir ganando”, relató.

“Creemos en Jannik, es un niño especial”

Vagnozzi asegura que estaban “bastante seguros de que Jannik era capaz de llegar a esta etapa y de ganar este título”. “El año pasado fue realmente importante para él, con el final de año en el que pudo vencer a Daniil y a Carlos consecutivamente. El primer título de Masters 1.000 en Toronto fue realmente importante porque fue el primero y todo fue pasito a pasito. Ahora va a salir a la pista con más confianza”, repasa brevemente los logros de su pupilo en los últimos meses.

“Creemos en Jannik, siempre lo hemos hecho. Es un niño especial”, relataba con cariño Cahill. “Cuando golpeas la pelota como él lo hace, cuando quieres mejorar como él lo hace y cuando te mueves como él lo hace, en algún momento tendrás éxito. Nuestro trabajo como entrenadores es tratar de acelerar eso lo más rápido posible y llevarlo a donde quiere ir rápidamente para que pueda estar durante mucho tiempo en la cima. Le ha ido bien, está absorbiendo todo y probando cosas nuevas en la pista. Estoy seguro de que después de que esto se asiente, no se conformará. Nunca lo hará, quiere mejorar”, concluyó el entrenador del italiano.