La historia del Diablito Echeverri: de joven talento viral a una venta récord en River Plate y ser la joya de la Selección en el Preolímpico

0
18
Rosario Central v River Plate - Trofeo de Campeones 2023
Cluadio Echeverri fue transferido al Manchester City por una cifra millonaria (Photo by Joaquín Camiletti/Getty Images) (Joaquín Camiletti/)

Desde hace varios años un nombre sonaba con fuerza en el Mundo River luego de cada jornada de las Divisiones Inferiores. El protagonista de esta historia es Claudio Diablito Echeverri. El nacido el 2 de enero de 2006 (17 años) en Resistencia, Chaco, con solamente un partido de titular con la banda roja cruzada en el pecho fue transferido al Manchester City a cambio de una cifra cercana a los 24 millones de euros netos, club que le ganó de este modo la carrera a varios de las principales potencias de Europa, como Juventus, Inter, Milan, Real Madrid, Barcelona, Paris Saint Germain o Chelsea.

Según le confiaron a Infobae, la negociación se cerró en un monto similar a la cláusula de rescisión y continuará cedido a préstamo por 12 meses. Un detalle: es probable que en enero de 2025, cuando abandone el país, haga escala “en otro club perteneciente al City Group”, según una importante fuente de la institución. Todo indica que será el Girona. El total de la operación orillará los 29 millones de euros contando impuestos y los porcentajes de las otras partes (incluido Deportivo Luján de Resistencia, el club en el que se formó en su provincia).

Mientras se encontraba realizando la pretemporada con los de Núñez en Estados Unidos, un giro del destino le hizo un guiño que buscará aprovechar. Luego de brillar en el Mundial Sub 17, lo que provocó que los Ciudadanos finalmente fueran con todo a la carga por sus servicios, ahora tendrá un nuevo desafío: tratar de conseguir el pasaje a los Juegos Olímpicos de París 2024 con jugadores que serán hasta cinco años más grandes.

Producto de la lesión muscular que sufrió Pedro De La Vega (Lanús) en la recta final de la preparación del equipo, el director técnico Javier Mascherano decidió apostar por Claudio Echeverri para darle un salto de calidad al plantel de cara al Preolímpico Sub 23 de Venezuela.

“Lo de Claudio no es solamente su presente, también es futuro. Claudio entrenó con la Sub 20 en su momento. Lo tuvimos inclusive en un partido Sub 23 ante Venezuela. Está claro que no lo iba a llamar los últimos meses porque estaba con la Sub 17, que era lo primordial. Hablé también con Placente. Fue una opinión y decisión consensuada entre los entrenadores de las juveniles. Es un jugador con proyección de selección mayor”, manifestó el Jefecito.

La Albiceleste integra el Grupo B, donde chocará contra Uruguay, Chile, Paraguay y Perú. Los dos primeros de cada zona (en el A están Venezuela, Brasil, Ecuador, Colombia y Bolivia) avanzarán a la fase final, donde los dos mejor ubicados clasificarán a los Juegos Olímpicos de París 2024.

LA HISTORIA DEL DIABLITO ECHEVERRI:

Luis Cuevas - Diablito Echeverri
Claudio Echeverri dio sus primeros pasos en el fútbol en Deportivo Luján

Sus inicios con la pelota fueron en las canchas de tierra de su ciudad natal en el club Deportivo Luján, entidad que tenía el 15 por ciento de su ficha (firmó una cláusula con un tope de un millón de dólares). “A los 8 años empezó a competir en Resistencia. Él era una cosa de locos cómo jugaba, al verlo cómo jugaba, que mareaba a todos con la pelota, pensé que era un jugador diferente. Así se lo vio al entrar, con esa gambetita que tiene. En el primer año en la liga llegamos a semifinales, y el segundo año salimos campeones, de punta a punta”, recordó durante una charla con este medio Luis Cuevas, su primer entrenador.

Daniel Brizuela, quien fuera una de las principales cabezas en la búsqueda de talentos de River Plate, explicó en diálogo con Infobae cómo fue el desembarco de este diamante en bruto en la institución. “En esa etapa era director del área de captación. Teníamos una planificación anual, de giras por el país, y estábamos recorriendo el Norte. Me acompañaba Claudio Otermín. Hicimos una prueba en Resistencia y nadie me avisó que iba a ir. Estuvimos en el momento justo a la hora indicada. Llegó Claudio porque el técnico de Luján, que se llama Luis Cuevas, le avisó que iba a ir a River a hacer prueba. Lo llevó él en su moto. Vimos que era un jugador diferente. Tenía el aval de tomar decisiones y decidí inmediatamente ficharlo para River”, declaró. “Cuando lo vi me emocionó, porque sabía que había encontrado un futbolista diferente. Identifiqué que era un niño prodigio. Tengo más de 15 años en esta área y nuestro trabajo es encontrar patrones de jugadores de fútbol, como movimientos y toma de decisiones”, soltó con emoción en su tono de voz.

“En River buscábamos características, inteligencia, carácter, técnica individual, habilidad uno versus uno y velocidad. Claudio tenía todo esto. Además, era hincha de River, su sueño era jugar en River. Vimos que el 10 de River estaba ahí con 9 años. Fue una grata sorpresa”, remarcó.

Un momento bisagra en esta historia fue que el Millonario apostó fuerte por él desde el primer momento, ya que el niño solicitó la presencia de su madre para cerrar su incorporación a la institución: “Estuvo trabajando una semana con nosotros y en el primer entrenamiento disputó un amistoso contra la categoría 2005 de Lanús, que era más grande, y Claudio demostró la jerarquía que tenía. Se quedó toda la semana y cuando termina el entrenamiento del viernes para regresar a su familia en Resistencia, frente al Monumental me dice ‘amo a River, mi sueño es estar acá, pero si no me traen a mi mamá yo no vengo’. Así se me plantó el enano con 9 años. Ya ahí demostraba la personalidad que tenía, por eso no le pesan los partidos importantes”.

Luego de rememorar esta anécdota, Brizuela comentó que se hizo la gestión con Rodolfo D’Onofrio y Marcelo Gallardo para lograr que el club le diera una vivienda y que pudiera estar junto a su familia. “Cabe recalcar que el riesgo que significaba realizar ésta inversión en un niño de 10 años. Esa virtud fue decisión del presidente D’onofrio, quien fue el responsable de arriesgar semejante inversión para que hoy las cosas pasen. Este es un punto clave en la gestión de talento de Claudio Echeverri”, soltó.

Su estreno en el Millonario fue en 2017 y no podía ser de otra manera que festejando una victoria con un tanto. Con la presencia de su mamá en las tribunas, el mediocampista fue vital al marcar un gol en el 2 a 0 ante Argentinos Juniors en condición de visitante. En junio de ese año, a los pocos meses de su arribo, el Diablito tomó por primera vez un avión para cruzar el océano y transformarse en viral producto de sus goles, gambetas y desparpajo a la hora de tocar el balón durante el Venice Champions Trophy, competencia que enfrenta a los mejores elencos del planeta.

Tras adaptarse a jugar en canchas para siete jugadores, el enlace acaparó la atención de todos los medios gracias a sus cuatro goles contra la Juventus de Italia. Pese al muy buen nivel mostrado a lo largo de todo el certamen, el combinado argentino se quedó a las puertas de disputar la final con el Atlético Madrid de España al caer con el Benfica de Portugal. Igualmente los chicos tuvieron su premio consuelo: finalizar terceros para subirse al último escalón del podio.

Ese torneo también dejó en claro su gran personalidad en una entrevista, en la que afirmó: “Estoy muy contento de estar en este torneo con mis compañeros. Acá vinimos a buscar el título. A todos los que nos pongan adelante los vamos a pasar por arriba. Vamos a buscar el título”. Lo acontecido en territorio italiano fue un anticipo de lo que sucedería en el regreso al país. La 2006 tuvo un año inolvidable, al arrasar con cuanto rival se le cruzara por el camino. De la mano de Oscar Castellano, el chaqueño cosechó su primer título de AFA de manera invicta.

“Es un muy buen jugador, hay muchas esperanzas depositadas para que sea la figura que todos pensamos que puede llegar a ser”, le había anticipado a Infobae una de las principales cabezas del proyecto infanto-juvenil de la institución, al ser consultado sobre este chico con una pegada prodigiosa varios meses antes de que subiera al primer equipo y brillara con la camiseta de la selección argentina.

Su ascenso dentro del club de Núñez fue meteórico pese a que las competencias juveniles en el país estuvieron un tiempo prolongado detenidas producto de la pandemia del coronavirus. Con solo 16 años debutó de manera oficial con la Reserva en octubre del 2022 (marcó un tanto en la victoria contra Patronato en el River Camp), en la temporada siguiente se convirtió en una pieza habitual para Marcelo Escudero y en junio de 2023 debutó de manera oficial con la banda roja cruzada en el pecho.

Diablito Echeverri - afa seleccion - river - messi 1920
El Diablito Echeverri junto a Lionel Messi tras participar de una práctica con la selección mayor de Argentina (@claudioecheverri_)

“Yo lo dirigí 3 meses y luego por una cuestión epidemiológica tuvimos que terminar ese año entrenando por Zoom. Creemos que el paso de Infantiles a Novena es una etapa fundamental en los chicos, porque es donde empiezan a entender que dejan de ser niños para transformarse en adolescentes. Este cambio en todos los aspectos, tanto físicos como también mentales, es muy importante ya que empiezan a comprender que no es un juego tan individual y lo empiezan a jugar de manera colectiva. Siempre por medio de los juegos y tratando de no priorizar los resultados. Claudio se adaptó muy bien y muy rápido a estos cambios y a su desarrollo tanto físico como mental”, expresó Martín Pellegrino, su entrenador cuando estuvo en Novena División.

“Luego, con la competencia dentro del campo de juego, pudo mostrar todo su potencial. Es un gran jugador, muy técnico. Puede habilitar a un compañero, pero también es un gran definidor. Es muy completo en su puesto. Puede ser enganche o media punta. Y sobre todo es muy buen chico. Humilde y respetuoso”, concluyó.

Pablo Fernández, su otro entrenador en Novena División -luego lo tuvo en Reserva al ser el ayudante de campo de Marcelo Escudero-, por su parte, esbozó: “Como persona es un chico extraordinario. Siempre ubicado, respetuoso, con predisposición para aprender y muy buen compañero. Esto lo destaco, ya que no es fácil manejarse cuando desde tan chico se lo señala como un jugador diferente o un pichón de crack. Claudio tiene los pies sobre la tierra y sabe muy bien que debe seguir aprendiendo mucho, para poder evolucionar y llegar a primera”.

“Se desempeña en gran forma en la posición de enganche o mediapunta. Tiene una técnica por encima de la media. Es gambeteador, tiene gol y asiste a los compañeros. Un jugador muy completo. Por último, su mayor virtud: una inteligencia y comprensión del juego muy desarrollada. Ve la jugada un segundo antes que el resto de los chicos, y se apoya en su excelente técnica para ejecutar lo que su cerebro ya percibió y decidió con la velocidad de un jugador adulto. Es un jugador para seguir de cerca, que da placer verlo jugar”, añadió.

Otro que se deshizo en elogios para con el prometedor juvenil fue Jorge Tapón Gordillo, ex futbolista de la institución (ganó la Copa Libertadores y la Intercontinental) y quien fuera su director técnico en la Octava División. “Es un jugador con una técnica muy buena, con mucha personalidad. Tiene muy buena pegada. La verdad es que es un jugador que tiene un gran futuro. Ojalá que a medida que vaya creciendo vaya evolucionando y progresando. Lo principal es que tiene mucha técnica, y en el mano a mano es muy fuerte”, planteó ante la consulta de Infobae.

Diablito Echeverri - afa seleccion - river - messi 1920
En el día de su cumpleaños número 17 el Diablito Echeverri firmó contrato profesional con River Plate (@claudioecheverri_)

Al ver que varios equipos importantes de Europa tenían en la mira al chaqueño, el 2 de enero del 2023 (justamente en el día de su natalicio) la dirigencia de River Plate decidió blindarlo al firmarle un contrato como futbolista profesional hasta el 31 de diciembre de 2024 con una cláusula de salida de 25 millones de euros.

Martín Pellegrino explicó que incluso los rivales se preparaban de una manera especial para enfrentar al Diablito. “Desde chico tuvo esa posibilidad de destacarse. Y los rivales, a medida que fueron creciendo y pasando los años, se preocuparon por enfrentar a un rival de la categoría de Claudio, de tomar recaudos. No es lo mismo Infantiles que fútbol amateur. Le fueron haciendo una marca diferente. Tuvo que aprender de diferentes obstáculos, aprender a jugar al fútbol, no tanto a la pelota, entender los espacios, jugar en equipo, esto es un deporte en equipo, en el que los compañeros lo ayudan a él y él a sus compañeros, Es muy inteligente y eso lo supo entender e incorporar rápidamente”.

Pablo Fernández también ponderó su fortaleza mental y formación para acomodarse de la mejor manera a esta situación. “Una clave es la personalidad de él. El pibe tiene una personalidad muy particular. Es muy humilde, trabajador. Hay muchos jugadores que sacaban mucha diferencia en fútbol infantil y cuando llegan a juveniles y uno los trata a todos por igual sienten que ya no son la estrella, ponen caras, dicen cosas. Este chico nunca fue así, nunca puso cara si le tocó salir. Es muy centrado, muy humilde. El primer mérito es de él mismo, por ser de esa forma. Es un chico muy educado”, explicó.

En su momento, durante el Sudamericano, Fernández también analizó su forma de jugar y ponderó su facilidad para encontrar espacios pese a las férreas marcas que le proponen los equipos rivales. “Tiene una inteligencia muy grande para entender el fútbol, el juego. Es algo que lo tiene muy desarrollado. Interpreta muy bien el juego, quizá es su mayor capacidad. Si ves un partido de la Sub 17, en eso es en una de las cosas que se parece a Messi… El pibe está todo el tiempo flotando al trote, buscando la ubicación. Si contás por minuto cuántas veces te escanea el campo de juego para saber la ubicación de la pelota, los rivales y los compañeros te vas a sorprender. Siempre que la recibe está solo. Ese es un mérito muy grande, sumado a la habilidad”, soltó. Igualmente, rápidamente se mostró en una línea similar a la de Martín Demichelis, en la que advirtió que “aún es un chico y hay que llevarlo de a poco”.

Su desparpajo a la hora de jugar, sumado a su visión de juego y talento, también generaron interés en Lionel Scaloni, quien no dudó en llamar al Diablito para que se sumara durante algunos minutos a una práctica junto al flamante plantel campeón del mundo. Pese a que fue una escasa participación, el joven se ganó los elogios de un emblema del equipo nacional, como Ángel Di María. “Se lo vio bastante picante, ya lo estuvimos viendo. Tiene mucho para dar. Es lindo que el cuerpo técnico traiga jugadores más chicos para que puedan disfrutar con los más grandes en este momento tan lindo que estamos viviendo”, esbozó el Fideo.

Su enorme actuación en el Mundial Sub 17 de Indonesia volvió a colocarlo en la primera plana de los principales medios de Europa y generó que los ojeadores de los grandes del Viejo Continente lo siguieran de cerca a cada partido. Con el brazalete de capitán en el brazo, el Diablito llevó a los dirigidos por Diego Placente al cuarto lugar con cinco goles (sobresale su hattrick en el clásico ante Brasil en cuartos de final) y una asistencia.

Con todos los reflectores encima, y luego de perderse varios partidos por estar abocados a la selección argentina, Echeverri comenzó a ganarse un lugar importante dentro de la consideración de Martín Demichelis al ingresar sobre el final de las semifinales de la Copa de la Liga ante Rosario Central y al ser titular -por primera vez- en la final del Trofeo de Campeones.

Aunque su futuro está en Europa, aún le quedan algunos capítulos por escribir al Diablito Echeverri en River Plate, donde estará cedido a préstamo por un año. El gran objetivo para el joven en el 2024 será ganarse definitivamente un lugar en el primer equipo y ser protagonista en la Copa Libertadores.