La redención de Vinicius en el momento más oportuno: se reivindica y destroza al Barça en la Supercopa

0
16
Vinícius Júnior celebra uno de sus goles durante la final de la Supercopa de España que Real Madrid y FC Barcelona disputada en el estadio Al Awwal Park de Riad, en Arabia Saudí (EFE).
Vinícius Júnior celebra uno de sus goles durante la final de la Supercopa de España que Real Madrid y FC Barcelona disputada en el estadio Al Awwal Park de Riad, en Arabia Saudí (EFE). (Juan Carlos Cárdenas/)

Vinicius vuelve a bailar, lo hace como no lo había hecho en los últimos dos meses, desde su doblete ante el Valencia. Aquella noche los ecos de su plante ante los insultos racistas aún sobrevolaban a su alrededor con portadas, comunicados y trámites del proceso judicial abierto. No obstante, el brasileño se sacudió cualquier abatimiento posible con una colección de inventivas envueltas en dos goles que hicieron olvidar al público del Bernabéu la ausencia de Bellingham. El feudo blanco cambió el Hey Jude inglés por la samba brasileña. Más de 60 días después, Arabia demuestra que ambos estilos son compatibles sobre el terreno de juego, en el mejor escenario posible y ante inmejorable rival: el Barça.

El brasileño aterrizó en el Al-Awwal Park de Riad con el cuchillo entre los dientes, con sólo dos partidos jugados en sus botas tras la lesión que le tuvo apartado casi dos meses. Y se marchó de la casa de Cristiano manifestando que sigue siendo el jugador revoltoso y determinante de antes de romperse y emulando al futbolista portugués. Tanto en el continente como en el contenido. Ganando la espalda de los centrales, ejecutando con verticalidad en sus dos primeros tantos, con sangre fría y precisión desde los once metros y concluyendo con la misma celebración y el siete a la espalda.

Te puede interesar: Xavi quiere que su equipo sea fiel al cruyffismo contra el Real Madrid

De Bellingham a Vinicius sin recelo

En el Clásico de Montjuic, un Beatle se coló en aquel concierto de los Rolling Stones para liderar al Real Madrid. El inglés, que se estrenaba en un choque de tales mimbres, se sacó un latigazo para despertar a los blancos a tiempo de su letargo y conseguir la victoria. El inglés se ha convertido en la gran sensación del fútbol español esta temporada con 17 tantos y cinco asistencias, lo que traducido en palabras significa la temporada más anotadora de su carrera. Aterrizó en Madrid siendo un desconocido para quienes no siguieran la Bundesliga, pero el precio pagado por el Real Madrid -más de 100 millones de euros-, le dio la condición de fichaje del verano a un chico que tan solo tenía 19 años cuando se llevó a cabo la operación.

El miedo escénico de jugar en el Santiago Bernabéu, la presión del precio de su fichaje, la exigencia de la camiseta del Real Madrid… nada ha podido frenar a un Bellingham que promete tardes de diversión para la parroquia madridista. Su cara pasó a copar todas las portadas, su camiseta agota las existencias de la tienda y sus goles levantan al público del Bernabéu que veían en el inglés el faro de su equipo. Todo ello en ausencia de Vinicius, quien lleva dos temporadas demostrando ser el baluarte madridista.

Noticia en desarrollo.