Lamine Yamal no es suficiente para que el Barcelona evite un nuevo naufragio ante el Granada

0
8
Lamine Yamal durante el partido ante el Granada (REUTERS).
Lamine Yamal durante el partido ante el Granada (REUTERS). (ALBERT GEA/)

A Lamine Yamal solo le faltó compañía para firmar una noche única, una de esas que no se olvidan, protagonizadas por los elegidos. El de Mataró se disfrazó a veces de Messi y a veces de Henry para hacer todo lo que estaba en su mano para ganar al Granada. No fue suficiente. La sangría defensiva del Barça merma cualquier intento de recuperar la sonrisa. Ni siquiera cuando quien sonríe es un niño de dieciséis años. Que el Barça está bajo mínimos, con una plantilla corta y demasiado joven, es tan evidente que solo era necesario mirar al banquillo para comprobarlo: el único futbolista que no había pasado por las inferiores blaugrana era Raphinha y la media de edad de los suplentes a penas superaba los veinte años.

Noticia en desarrollo.