Una leyenda del tenis explica los motivos de la derrota de Alcaraz con Zverev en Australia: “Se pasó de juguetón”

0
35
Alcaraz durante el partido de cuartos de final del Open de Australia 2024 (REUTERS).
Alcaraz durante el partido de cuartos de final del Open de Australia 2024 (REUTERS). (ISSEI KATO/)

En Australia, donde los pioneros pusieron la piedra fundacional del despegue del tenis español, con Manuel SantanaCarlos Alcaraz estuvo a punto de dar otra vuelta de tuerca, una hasta ahora desconocida en su palmarés, como era remontar dos sets en contra. La hazaña deberá esperar después de que Zverev se llevera un antológico partido (6-1 / 6-3 / 6-7 / 6-4). Cuesta extraer de las memorias de Carlos Alcaraz un partido en el que se le haya visto tan sobrepasado por el rival, aunque lo terminó con una tardía e insuficiente reacción.

“No estoy completamente muerto como en Nueva York ni tengo la sensación de estar agotado” Aquel partido en la Gran Manzana zarandeó a al alemán y sólo tuvo una dirección: la que Alcaraz tomó. Seis meses después, en las antípodas, el desenlace fue completamente antagónico. De orgullo se llenó Carlos Alcaraz para intentar el milagro, pero era difícil, muy difícil, casi imposible. ¿Qué hubiera pasado si hubiera empezado como acabó? Ya no se podrá saber.

Te puede interesar: Un inabordable Zverev frena la remontada de Alcaraz en Australia

“Cometió un número inusualmente alto de errores”

No obstante, Boris Becker, leyenda del tenis con siete Grand Slams en su vitrina, explica los motivos por los que el alemán jugará las semifinales ante Medvedev. “Estuvo muy juguetón hoy, incluso diría que se pasó de juguetón. Cometió un número inusualmente alto de errores en los dos primeros sets. Hizo demasiadas dejadas y no tuvo equilibrio en su juego. Sin embargo, le felicito por su lucha en el tercer set”, aseguró en Eurosport el tenista alemán, que se deshizo en elogios hacia su compatriota.

“Una actuación fabulosa y un nivel increíblemente alto por parte de Sascha Zverev. También mantuvo los nervios después de perder el tercer set. Tres sets casi perfectos y el corazón de un luchador para poder volver a darle la vuelta en el cuarto contra un Alcaraz revitalizado, fue muy especial”. Además, destacó el juego agresivo de su compatriota: “¿El 95 por ciento de los puntos ganados en la red? ¿Podemos mostrárselo a Sascha? ¡Así se gana el Abierto de Australia!”, explicó.

Zverev, la bestia negra de Alcaraz

Antes del reciente choque en Australia, Alcaraz verbalizó su deseo de poder llevarse el título en Melbourne. Para ello, debía evitar que se reprodujeran sus problemas con Zverev. Un rival que todavía le atormentaba y obsesionada antes del duelo. Es así porque le recuerda su momento más bajo de 2023, el fondo que llegó a tocar. Sucedió en Turín, al arrancar la fase de grupos de las ATP Finals.

Las dudas del murciano alcanzaron su punto álgido en el debut en la pasada Copa de Maestros. El rendimiento de Alcaraz había caído en picado en la segunda mitad del año, sin acabar de volver a encontrarse cómodo del todo una vez conquistado Wimbledon. Las cosas parecían remontar hasta que Zverev agudizó al máximo la crisis. Nadie le ha hecho claudicar en tantas ocasiones como él, especialmente en Grand Slams, con victorias tanto en París como en Melbourne. Tan sólo Nueva York es territorio conquistado por Carlitos.

“Estoy triste con mi nivel, venía sacando bien y con mucha confianza”, reiteró Alcaraz, aunque “ha sido un buen torneo” para el murciano, “contento” por haber llegado hasta cuartos de final. “Jugué grandes partidos y, obviamente, una eliminatoria de un Grand Slam está bien. No es lo que buscaba, pero no está mal”, añadió. Si miramos el resultado de Carlos Alcaraz en el Open de Australia desde un prisma meramente estadístico, el aspecto positivo es que ha alcanzado su mayor ronda. Sin embargo, también se vislumbra un aspecto negativo. En sus últimos cuatro ediciones de Grand Slam siempre había llegado a semifinales. El murciano sostiene que tiene detectados esos problemas. Y que los va a trabajar. Hay que darle tregua. Para retomar el camino.