Masacre de González Catán: pidieron la detención de ocho miembros de “la banda de los delegados”

0
34
Al menos son cinco las personas asesinadas en este violento incidente que involucró a miembros de la comunidad migrante boliviana, paraguaya y peruana.
Cinco personas fueron asesinadas en el violento episodio que involucró a miembros de la comunidad boliviana, paraguaya y peruana

El juez de Garantías N° 3 de La Matanza, Rubén Ochipinti, concedió al fiscal de Homicidios Adrián Arribas las detenciones de otros ocho acusados de integrar la organización que se dedicaba a la venta de terrenos tomados en González Catán. Los investigadores creen que tuvieron participación en la masacre ocurrida el 14 de enero, cuando fueron asesinadas a balazos cinco personas, informaron fuentes judiciales.

Se trata de siete hombres y una mujer, de entre 30 a 45 años y de nacionalidad paraguaya, acusados de ser parte de la banda de “delegados” que disparó contra las personas que habían comprado los lotes, durante una disputa por dinero y obras relacionadas con esas tierras del barrio 8 de Diciembre, indicó Télam.

Por el caso, ya hay cuatro detenidos acusados de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas (en cinco hechos)” y la tentativa de homicidio” (en seis).

Los apresados son Juana Correa Villalba (43), de nacionalidad paraguaya; Walter Escobar (40), Wilson Escobar, apodado “El Chino” (36), y un cuarto hombre que tras la balacera quedó internado en grave estado en el Hospital Rivadavia y cuya identidad de se desconoce porque está indocumentado.

El hecho se registró el 14 de enero en inmediaciones de una tosquera abandonada del barrio 8 de Diciembre, cercana al cruce de Debussy y Vega, de González Catán, en el partido de La Matanza.

Según especificaron las fuentes, en ese sitio se llevaba adelante una reunión barrial de la que participaban personas asentadas de forma irregular en esos terrenos con los llamados “delegados” de la zona, quienes al parecer les habían vendido esas tierras tomadas a unas 500 familias.

El conflicto, precisamente, comenzó porque los usurpadores habrían loteado una plaza de juegos, un espacio común de vecinos, para ponerla a la venta en su nuevo “desarrollo inmobiliario”, lo que generó la ira de varias personas.

De acuerdo a la investigación, en ese encuentro se produjo una discusión por dinero entre los habitantes del barrio, los posibles compradores y los “delegados”. En ese momento, comenzaron las amenazas.

Según pudo reconstruir el expediente a cargo de Arribas, en el grupo había tres personas de nacionalidad paraguaya armadas que, cuando la discusión subió de tono, comenzaron primero a disparar al aire y luego contra las personas del barrio que fueron hacia ellos para rodearlos.

Un vocero policial indicó que los tiradores escaparon tras efectuar al menos 40 disparos con pistolas calibre 9 milímetros, por lo que posteriormente los peritos que trabajaron en la zona pudieron recoger algunas vainas servidas.

La reticencia de los testigos para declarar, aseguran investigadores, fue notable.

Los sospechosos, según detectives de la Bonaerense, “amedrentan a los vecinos para facilitar los pagos de las ventas y despojar en varias oportunidades de la tierras ya que son vendidas en varias ocasiones a diferentes dueños”. Es decir, después de pagar, les quitan las tierras de vuelta bajo amenazas, un clásico del hampa inmobiliaria. Incluso, los forzarían a pagar una conexión ilegal a la luz. Correa aparece, en este contexto, como la líder del grupo.

A raíz de la balacera, perdieron la vida cinco personas, identificadas como Tomás Waldo Velázquez Chávez (28), Eduardo Rivera (23), Gregorio Mamani, Leonel Enzo Tuco Tapia (29) y Luis Fernando Bascope (16).