Quién fue y cómo era Numa Turcatti, interpretado por Enzo Vogrincic en “La sociedad de la nieve”

0
41

El filme La sociedad de la nieve se basó en el trágico accidente del Vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, ocurrido el 13 de octubre de 1972, que trasladó al equipo de rugby uruguayo Old Christians a Chile para enfrentar a Old Boys Club, un conjunto inglés, que había viajado hasta Sudamérica para la contienda.

Pero las condiciones climáticas no eran las indicadas, la tripulación decidió desviar la ruta y hacer noche en Mendoza, a la espera de que los vientos fuertes y la alta nubosidad amainen al día siguiente.

Cuando despertaron, el piloto, el coronel Julio César Ferradas, y su copiloto, el teniente coronel Dante Héctor Lagurara, confiaron que la meteorología del viernes 13 de octubre les iba a permitir llegar a destino sin inconvenientes luego de consultar con un piloto que acababa de aterrizar procedente de Chile.

Tragedia de los Andes
La icónica foto del rescate de los sobrevivientes junto a parte del fuselaje del avión accidentado

Una hora y 18 minutos después despegaría el avión Fairchild, cuyo nombre sería recordado más de medio siglo después con la película estrenada en Netflix.

El avión se estrelló en la Cordillera de Los Andes, en lo que hoy es conocido como el Valle de las Lágrimas, y solo 16 pasajeros lograron sobrevivir de los 40 tripulantes y pasajeros de la aeronave. Fueron 72 días viviendo en condiciones inimaginables.

Quién fue Numa Turcatti

Nacido el 30 de octubre de 1947 en la ciudad de Montevideo, Numa Turcatti tenía cuatro hermanos, su mellizo Leonardo, Daniel, Gastón e Isabel. Luego de cursar sus estudios en el Colegio Seminario, ubicado en el barrio Cordón, se dedicó a estudiar abogacía en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

Sin conocer al equipo de rugby que intentó atravesar en avión la Cordillera de Los Andes, se sumó al vuelo por dos amigos, Alfredo Daniel “Pancho” Delgado y Gastón Costemalle. El primero le insistió a este integrante del equipo de fútbol de San Ignacio de Loyola para que volaran juntos porque el pasaje estaba barato, para entre otras cosas, conocer gente nueva.

En los días posteriores al accidente, Turcatti participó en una de las primeras expediciones organizadas por los sobrevivientes, junto a Carlitos Páez, Roberto Canessa y Fito Strauch, en un intento desesperado por localizar las baterías del avión y usar la radio para pedir ayuda. La experiencia les enseñó la dura realidad de la supervivencia en las montañas sin equipos ni preparación adecuada.

(Netflix)
Numa Turcatti, caracterizado por el actor uruguayo Enzo Vogrincic (Netflix)

A pesar de no conocer a la mayoría de los involucrados antes del siniestro, su fraternidad y actitud inspiradora le ganaron rápidamente la amistad y la admiración de sus compañeros de infortunio. “Nadie luchó tanto por que sobreviviéramos, nadie nos inspiró tanta esperanza y nadie mostró tanta compasión por quienes más sufrían”, fueron las palabras con las que fue recordado en el libro Milagro en los Andes.

Durante los 72 días que duró el hecho, Turcatti cumplió sus 25 años, pero no llegó con vida al final de la odisea. Sufrió un esguince en uno de sus pies durante una expedición y se le acumuló sangre en el tobillo que nunca pudo ser drenada en su totalidad, causándole la muerte por un cuadro séptico. Falleció el 11 de diciembre, un día antes que Roberto Canessa, Fernando Parrado y Antonio Vizintín partiesen en busca de ayuda.

¿Por qué es el personaje principal de “La sociedad de la nieve”?

La producción cinematográfica española, dirigida por J.A. Bayona (Lo imposible) y con dos nominaciones a los Premios Oscar 2024 (Mejor maquillaje y peluquería y Mejor película extranjera) tiene en Numa Turcatti a uno de sus roles principales.

El filme se enfoca desde la perspectiva de aquel estudiante de Derecho, militante estudiantil y quien, con tan solo 24 años, fue invitado a sumarse al trágico vuelo,

Frase de Numa en "La sociedad de la nieve" (Netflix)
La frase de Numa escrita en un papel, poco antes de fallecer (Netflix)

La voz en off del actor, que encarna a Turcatti, narra los eventos a lo largo de la película, siendo su papel de vital importancia para el desarrollo de la trama. Además, la fortaleza espiritual de Numa fue uno de los pilares para que el grupo de rugbiers pueda prolongar las esperanzas ante una intemperie helada.

Turcatti, poco antes de morir, les hace llegar a sus compañeros un papelito con la siguiente frase: “No hay amor más grande que el que da la vida por sus amigos” una adaptación de un pasaje del Evangelio según San Juan: “Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”.

Enzo Vogrincic en la piel de Numa Turcatti

El actor uruguayo destacó el enorme desafío físico y emocional que significó encarnar este papel por el cual perdió 23 kilogramos durante el rodaje. “Aprendí mucho sobre mi cuerpo, incluso podría decir que entré en comunión con él. Cuando estás implicado a un nivel tan físico, estás pendiente de cómo te sientes día a día y empiezas a conocer tus ritmos internos”, le dijo a Infobae.

Pero también tuvo que afrontar conocer la casa en donde se crio el joven y dialogar con sus hermanos. “Me mostraron su casa y recorrimos, y se iban acordando anécdotas, cómo se levantaba, cómo había que despertarlo… detalles preciosos de la vida cotidiana de él y lo fui conociendo como desde adentro”, dijo el actor en diálogo con TN.

La Sociedad de la Nieve. Enzo Vogrincic. Netflix
El actor Enzo Vogrincic, el actor que encarnó a Numa Turcatti en «La sociedad de la nieve» (German Romani / Netflix) (Germán Romani / Netflix/)

La transformación física de los actores fue crucial para reflejar las condiciones extremas a las que estuvieron sometidos los verdaderos protagonistas de esta historia de supervivencia durante más de 70 días en las condiciones más adversas en la Cordillera de los Andes.

Durante el rodaje, que se llevó a cabo en orden cronológico, los actores siguieron dietas asesoradas por nutricionistas, con el fin de mantenerse saludables mientras perdían peso progresivamente. La exigente dieta era solo una mandarina y una lata de atún al día, un régimen severo que les permitió emular la aguda pérdida de masa muscular que experimentaron los verdaderos sobrevivientes del accidente.