El Gobierno dijo que confía en aprobar la ley ómnibus y advirtió que no aceptará más cambios

0
19

En otra semana agitada, el Gobierno nacional dividió su atención entre el paro general y movilización de la CGT y la ley ómnibus, que obtuvo dictamen favorable en comisión, con varios cambios respecto al proyecto original. Y pese a que de los 55 votos que logró el oficialismo 34 fueron en disidencia, desde el Poder Ejecutivo advirtieron que no contemplan ofrecer más modificaciones antes de su tratamiento en el recinto.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, aseguró hoy que confían en que la llamada ley Bases será aprobada, primero en la Cámara de Diputados y luego en el Senado, aunque admitió que hay algunos “diputados y gobernadores” que aún tienen reparos en algunos puntos. Pese a eso, aclaró que no piensan en ofrecer nuevos cambios respecto del proyecto que envió el Gobierno.

“Todos los acuerdos a los que se han llegado con los bloques que han llevado a este dictamen de mayoría contemplan la máxima capacidad de cesión que tiene el Gobierno en función de lo que pretende de la situación económica de los próximos meses. Sabemos que hay algunos legisladores y gobernadores que tienen una visión diferente sobre esto”, dijo Francos.

En diálogo con el periodista Marcelo Longobardi en Radio Rivadavia, el ministro aseguró que el tema central es el de las retenciones, sobre el que varios gobernadores están en contra.

“Todos sabemos que es un mal gravámen, pero es el lugar del que hoy se puede obtener recursos para equilibrar la economía. La intención del Gobierno es mantenerlo. Por supuesto, en el proceso de la votación si los diputados resuelven que no se tocan, bueno, habrá que hacer recortes en otros sectores de la economía”, advirtió Francos.

El Gobierno sorteó el primer obstáculo en la carrera por aprobar la Ley Ómnibus: en la madrugada de este miércoles logró obtener el dictamen de mayoría en el plenario de comisiones tras frenéticas negociaciones con la oposición dialoguista. Sin embargo, las conversaciones volvieron a empantanarse y la sesión prevista para mañana tuvo que postergarse hasta la semana que viene.

Debate de la Ley Ómnibus en el plenario de comisiones
El Gobierno consiguió en la madrugada del miércoles el dictamen en comisión para su proyecto de ley ómnibus. Foto: Franco Fafasuli

El oficialismo sumó 55 firmas de los 115 miembros del plenario, pero 34 fueron “con disidencias parciales”, incluso de sus aliados más cercanos, el PRO. La UCR se partió por la mitad, de los 16 integrantes del plenario, 8 votaron con el oficialismo y el resto decidió no acompañar ningún dictamen. Fue una forma de hacer explícitas sus intenciones de que el Gobierno siga haciendo cambios en el texto.

Francos admitió hoy que “es complejo tratar una ley que abarca tantos aspectos de la realidad de un país”, pero dijo que eso también era cuando presentaron el proyecto y que, sin embargo, lograron el dictamen en comisión.

“Creo que estamos muy cerca de poder aprobar la ley en la Cámara de Diputados. Quedarán algunos temas para discutir en el recinto, pero conceptualmente estamos convencidos de que la ley va a avanzar”, sostuvo el funcionario.

Francos, quien durante el Gobierno de Alberto Fernández fue representante de Argentina en el Banco Interamericano de Desarrollo (renunció a ese cargo en noviembre del año pasado, cuando se sumó al equipo de Javier Milei) también se refirió a los dichos del diputado Miguel Ángel Pichetto sobre la necesidad de que el oficialismo tenga gobernabilidad.

Estamos conversando todos los días. Entiendo el ánimo del diputado Pichetto, que es un hombre de gran experiencia y que ha tenido una actitud colaborativa para encontrar un punto de coincidencia, pero el Gobierno también lo ha hecho. El acuerdo de gobernabilidad se consigue cuando una ley de esta característica, que abarca muchos temas y de gran trascendencia, se sanciona. El Congreso la aprueba ley y le dice al Ejecutivo ‘goberná con esta ley’.

Francos dijo que para el Gobierno ya es un mérito que, “con una posición legislativa muy minoritaria está consiguiendo que se trate una ley que abarca temas muy importantes de la economía argentina”.

“Cuando tengamos normas que no permitan explotar seriamente la cantidad de recursos naturales que Argentina tiene y no explota, eso va a ser el bienestar futuro de los argentinos. Mientras no tengamos las normas, eso no va a pasar. Llamen a los gobernadores de las provincias que explotan petróleo: están de acuerdo. Llamen a los productores del norte a ver qué opinan de la ley respecto al etanol. Van a ver que están de acuerdo. No es casual que hayamos avanzado hasta este punto y que hayamos conseguido acuerdos”, añadió.

Ayer, Pichetto mantuvo un cruce en redes sociales con el ministro de Economía, Luis Caputo, luego de que este publicara un mensaje en el que decía que había mantenido una reunión con funcionarios de su cartera en el que analizaron los recortes de fondos a las provincias que aplicarían en caso de que no se apruebe la ley ómnibus.

“El Ministro de Economía Luis Caputo, que no tuvo la valentía de venir al Congreso, tiene que dejar de apretar a los gobernadores y tratar de buscar acuerdos con los gobiernos provinciales en lugar de amenazarlos”, escribió Pichetto en su cuenta de X.

El ministro de Economía le respondió minutos después: “Diputado, si algo me sobra es valentía, por eso acepté este puesto en el peor momento de nuestra historia”, le dijo. “Con respecto a no haber ido al Congreso, tenía cosas más importantes que hacer para el país como cerrar el acuerdo con el Fondo que estaba caído y estábamos al borde del default”, aseguró.

Hoy, en la misma entrevista, Francos defendió los dichos de Caputo y dijo que “no fue una amenaza, es una realidad”.

“No hay recursos para pagar la enorme cantidad de gastos que tiene el Estado nacional y los estados provinciales. Todas las provincias demandan fondos por distintos temas. Cuando no hay fondos, (el Ejecutivo) suprime las transferencias a las provincias porque no tiene plata para mandar. Y cuando se suprime la transferencia, las provincias van a tener problemas. No es una amenaza, es una realidad. Por ahí lo tomaron equivocadamente”, subrayó.