¡Hazme millonario! GPT y su rol como cofundador de los nuevos negocios

0
142

Más de un centenar de personas han creado emprendimientos siguiendo las instrucciones del chatbot de inteligencia artificial

“Eres HustleGPT, una interfaz de Inteligencia Artificial (IA) emprendedora. Yo soy tu homólogo humano. Puedo actuar como enlace entre tú y el mundo físico. Tienes US$100 dólares y tu único objetivo es convertirlos en la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible, sin hacer nada ilegal”. Así reza el mandato que Jackson Fall dio a Chat GPT 4 el pasado 15 de marzo.

El resultado fue la creación de “Green Gadget Guru”, un sitio web con sugerencias para una vida más sustentable. Aunque el sitio web todavía aparece incompleto, según Fall, dos días después la empresa ya había recibido varios pedidos de empresas queriendo vender sus productos y servicios en su sitio, e inversiones que valoran su nueva firma en US$25.000.

“Este es un experimento. Hasta ahora, la mayoría de ideas se basan en usar la API (interfase de programación) de OpenAI para crear aplicaciones. Pero aquí la idea es usar ChatGPT, que es de acceso gratuito, para usar inteligencia artificial en la mayor cantidad de actividades posibles”, afirma Fall desde Oklahoma, donde se encuentra basado.

Nacido en 1996, Fall fue testigo del cambio del ordenador personal al smartphone, la revolución de Google, y su entusiasmo por las posibilidades que ofrece ChatGPT al “común de los mortales” es contagiante.

GPT-4 es la cuarta versión del chatbot creado por OpenAI y, si bien es más lenta que versiones anteriores, ofrece respuestas más completas y de mayor complejidad. Sus creadores afirman que “GPT-4 destaca en tareas que requieren un razonamiento avanzado, entender instrucciones complejas y creatividad”.

Lauren Wilkinson y Matt Zembol, de Knoxville, Tennessee, utilizaron la creatividad de GPT-4 para crear “Greenovation Market”, una tienda online de productos para reducir la huella de carbono en la vida diaria de sus consumidores, como utensilios de bambú o bombillas de vidrio.

“Curiosamente, desde que ChatGPT salió al mercado, intentamos encontrar formas de aprovecharlo para nuestro negocio actual (agencia de marketing digital) o crear uno nuevo. Un día, mi prometido estaba navegando por Twitter y dijo: «Oye Lauren, mira esto». Era el tuit de Jackson”, relata Lauren a DF MAS.

ChatGPT: cofundador y socio

El camino hacia el negocio actual requirió algo de negociación con Chat GPT, que ofreció otras propuestas. Fue sólo cuando Lauren y Matt le dijeron a su nuevo socio que querían crear una tienda online, cuando Chat GPT sugirió una serie de nichos.

“Después de eso, ChatGPT comparó los nichos por demanda, competencia y rentabilidad, y los productos ecológicos fueron la primera opción. En la creación de esta empresa ha habido mucha colaboración entre humanos e inteligencia artificial. Por ejemplo, nos encontramos con algunos problemas logísticos con el envío y la entrega. Las personas que están detrás de Greenovation Market idearon una solución y se la propusieron a nuestro cofundador HustleGPT para conocer su opinión y hacer ajustes. Así que trabajamos juntos en sinergia”, explica Lauren, y reporta ventas por US$91,75 en tres días desde el lanzamiento.

“Cofundador” es uno de los roles más recientes que entusiastas han encontrado para Chat GPT. Hasta ahora era una herramienta para crear aplicaciones hasta hace poco impensables. James Vlahos creó HereAfter AI, una aplicación que genera una versión virtual de una persona a partir de sus recuerdos, para que sus seres queridos puedan interactuar con ella cuando ya no esté. También está Movio AI, que crea videos con presentadores virtuales a partir de texto. Mientras Looka crea marcas, logos y diseños a partir de nada.

“Podemos tener un educador excelente en nuestro bolsillo, podemos obtener consejos médicos que de otra forma no podríamos acceder, soluciones creativas. Ya vemos que muchos programadores están usando ChatGPT como un copiloto, y vamos a ver un uso similar en todas las profesiones”, afirmó en una reciente entrevista Sam Altman, CEO de OpenAI, en palabras que fueron celebradas por la comunidad de emprendedores GPT.

Pero también Altman reconoció que el desarrollo y masificación del que considera “será el mayor avance tecnológico” de nuestra era generará pérdida de empleos. “Como ha sucedido después de cada innovación tecnológica”, agregó.

El profesor más paciente y el sentido comúnFall piensa algo similar. Cree que, en lugar de miedo, hay que pensar en IA, en este caso Chat GPT, como una herramienta. “El humano es el inicio y el final. Mi experimento es extremo, porque la premisa es que todas las decisiones las toma Chat GPT, yo sólo ejecuto. Lo que quiero probar es si Chat GPT puede generar por sí solo US$100 mil”, dice Fall mientras sonríe. Pero, de inmediato agrega, “que no se debe ser ciego” y aunque no le gusta usar el término “sentido común”, cree que éste aún es irremplazable.

A eso hay que sumar algunas barreras. La versión gratuita de Chat GPT es menos avanzada en su capacidad de razonamiento, las respuestas son más limitadas. Pero la versión GPT4 es por ahora reservada a los usuarios plus, a un costo de US$20 por mes. Sin embargo, al igual que la anterior versión se limita en información existente hasta septiembre 2021. Además, por ahora hay un límite de 25 interacciones por día.

A pesar de eso, Wilkinson, quien se declara una “emprendedora empedernida”, cree que este proceso ha sido mucho más rápido y eficiente gracias a Chat GPT. “Puedo decir que es inequívocamente óptimo crear una empresa con la IA como copiloto, porque no tienes que tomar decisiones en la oscuridad. Puedes plantearle retos, hacer que procese datos y elaborar un plan razonable que te diga cómo ejecutar paso a paso. Es una forma realmente revolucionaria de hacer negocios”, afirma, aunque asegura que hay áreas y momentos en los que confía más en su propia creatividad.

En ese sentido, afirma Fall, Chat GPT no es un reemplazo para el humano, es una herramienta: “Es el profesor más paciente, el mejor pasante, según el rol que necesites. Te ayuda a acelerar procesos”.

Para ello, sin embargo, es clave aprender a interactuar con la plataforma. Tras varios intentos, es fácil descubrir que Chat GPT, en su cuarta versión, responde mejor a comandos que a preguntas. Entre más detalladas las órdenes, mejor. También hay sutiles diferencias por idiomas. Si bien parecidas, las respuestas en inglés son mejores, más “humanas”, con más matices.

No cabe duda. Este es sólo el inicio. Ahora, si me lo permiten, tengo una lista de tareas que mi socia “Emprendedora GPT” me dio por cumplir.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí