“Es el error judicial más largo en la historia de Italia”: pasó 33 años en la cárcel y era inocente

0
40

Beniamino Zuncheddu había sido condenado a cadena perpetua por un triple homicidio cometido en 1991. La investigación en el momento de los hechos fue manipulada por un agente de policía.

El Tribunal de Apelación de Roma ha absuelto a un hombre que ha pasado casi 33 años en la cárcel, donde cumplía una condena a cadena perpetua por un triple homicidio cometido en 1991, tras ser retirados los cargos en su contra “por no haber cometido el hecho”.

“Es el final de una pesadilla”, dijo emocionado Beniamino Zuncheddu al conocer la sentencia, emitida anoche tras varias horas de deliberación por parte de los jueces, que aceptaron las peticiones de la Fiscalía, informan los medios locales.

El antiguo pastor, de 58 años, se encontraba en libertad desde el pasado 25 de noviembre, cuando el mismo tribunal suspendió la condena ahora ratificada después de que varios testimonios demostrasen que la investigación en el momento de los hechos fue manipulada por un agente de policía.

Zuncheddu se ha convertido “en el protagonista del error judicial más largo en la historia republicana. Casi 33 años tras las rejas, 12. 000 días de privaciones, sufrimiento, dolor, lejanía de sus seres queridos y de su vida”, aseguró la organización Errorigiudiziari.com (Erroresjudiciales.com), que se ocupa de errores judiciales y que estuvo presente en el proceso de apelación.

La sentencia fue recibida con aplausos por los presentes en la sala del Tribunal de Roma, muchos llegados de la isla de Cerdeña (sur), donde el 8 de enero de 1991 fueron asesinados a tiros en un redil de ovejas Gesuino Fadda, de 56 años; su hijo Giuseppe, de 24; y su empleado Ignazio Pusceddu, de 55.

El yerno de Fadda, Luigi Pinna, de 29 años, resultó gravemente herido y se convirtió en el único testigo de la denominada matanza de Sinnai, la zona montañosa de la provincia de Cagliari donde tuvo lugar el triple homicidio.

Durante el juicio, el fiscal general, Francesco Piantoni, puso en duda la credibilidad del testimonio de Pinna, quien en el momento de los hechos acusó a Zuncheddu, que ya estaba detenido la policía aunque él siempre se declaró inocente.

Y en una de las vistas Pinna confesó: hace 33 años, antes de “realizar la identificación de los sospechosos, el agente de policía que dirigía la investigación me mostró la foto de Zuncheddu y me dijo que él era el culpable de la masacre. Fue así: me equivoqué al escuchar a la persona equivocada”.

Los investigadores apuntaron desde el primer momento como causa del homicidio a las disputas entre los ganaderos de la zona, a la luz de algunos incidentes ocurridos antes de la matanza, en particular la matanza de algunos animales, así como las disputas entre los ganaderos.

Zuncheddu, que tenía 27 años, fue detenido unos días después, cuando comenzó para él un calvario judicial que terminó anoche, tras pasar casi 33 años en prisión.

“Según nuestros datos, en los últimos 32 años, las víctimas de errores judiciales y detención injusta han sido en total 30. 778. Cada día en Italia terminan en prisión 3 personas inocentes, una cada 8 horas. Y para compensarla, el Estado ya ha gastado 933 millones de euros (1.013 dólares estadounidenses), a un ritmo de 55 euros (59 dólares) por minuto”, dijo Errorigiudiziari.com.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí